magia blanca

Premoniciones.

A veces, varias personas presienten el mismo suceso. Muchas de ellas no tendrán una vinculación directa con la tragedia prevista, pero otras, como Eryl Mai Jones, serán víctimas de la misma
El 20 de octubre de 1966, esta niña galesa, de 9 años, comunicó a su madre que había soñado que, al llegar a la escuela, el edificio había desaparecido: "Una cosa negra la había aplastado"dijo. Al día siguiente fue a la escuela de Aberfan, y medio millón de toneladas de carbón de desecho se deslizaron sobre el pueblo minero, matando a Eryl y a 139 personas más, niños en su mayoría.
Después del desastre, muchas personas afirmaron haber tenido premoniciones. Estas fueron investigadas por un psiquiatra londinense, John Barker, quien al finalizar su trabajo encontró que 60 de ellas parecían genuinas. El doctor quedó tan impresionado ante las pruebas de las percepciones psíquicas de la tragedia, que a partir de aquel momento colaboró en la organización de la Agencia Británica de Premoniciones, creada con el objeto de registrar y seguir las predicciones. Se esperaba que dicho organismo podría advertir con anticipación sobre desastres similares y salvar vidas, pero hasta ahora no ha demostrado ser útil. Un intento similar para controlar las predicciones funciona en Estados Unidos. Existe la previsión de que en un futuro próximo se producirá un sismo en la falla de San Andrés, y se espera que, mediante el control de las premoniciones, sea posible predecir la fecha con objeto de organizar una evacuación masiva antes del suceso.

Corazonadas, premoniciones, sueños inquietantes... Con más frecuencia de lo que pensamos nuestra mente capta las señales de un futuro que se aproxima inexorablemente.
¿Corresponde este porvenir a un plan diseñado por una inteligencia superior? ¿Lo creamos nosotros? ¿Es una entelequia que nos preocupa, pero que no existe realmente? ¿Podemos cambiarlo o somos simples títeres en manos del destino? Éstas y otras muchas cuestiones surgen de una pregunta sencilla, pero de importancia vital: ¿Podemos conocer nuestro futuro?

La premonición suma a estas características un matiz de advertencia acerca de un suceso que puede tener lugar en un tiempo más o menos cercano. La palabra profecía, que en su origen tenía un matiz religioso e implicaba a personas inspiradas por la divinidad, suele aplicarse a predicciones de acontecimientos futuros que afectan a las naciones o a sus dirigentes. Las percepciones auténticas del porvenir no son hechos abstractos sino sucesos concretos llenos de detalles, que aparecen en la visión del sujeto como escenas más o menos vívidas y fragmentarias, ya sea durante el sueño o en la vigilia. Así, de los muchos casos recogidos poco antes de que estallara la II Guerra Mundial, la mayoría consistía en visiones de personas conocidas, o de los propios sujetos relacionados con hechos derivados del conflicto.

Existen diferentes formas en las que se manifiesta este fenómeno espontáneamente. Una de las investigadoras más prestigiosas del mismo, la doctora Louise Rhine, estableció una clasificación.

La llamada precognición intuitiva consiste en una idea o pensamiento, sin representación gráfica, que asalta la mente del sujeto. A esta categoría parecen pertenecer las típicas «corazonadas», como las que frecuentemente se atribuían al primer ministro británico Winston Churchill. En una ocasión, durante las II Guerra Mundial, este notable estadista ordenó al personal de la cocina que se dirigiera al refugio antiaéreo, y después volvió con sus invitados.

Una orden aparentemente irracional, en medio de una importante cena con sus ministros. Tres minutos más tarde una bomba destruía la cocina. En otra ocasión, decidió no asistir a una demostración aérea. Hizo bien: un piloto abrió fuego por error sobre la tribuna que él debería haber ocupado. Hubo más de 20 muertos y 67 heridos.

El gran enemigo de Churchill, Adolf Hitler, parecía poseer también un desarrollado «sexto sentido». Durante la I Guerra Mundial, el entonces cabo Hitler tuvo una espantosa visión, mientras descansaba en una trinchera en el frente, en la cual se veía sepultado bajo toneladas de tierra y hierro. Llevado por un impulso inconsciente, se separó unos metros del grupo de soldados con quienes se hallaba y, contra toda lógica, se expuso al fuego cruzado, sin ninguna protección. De pronto, un obús cayó sobre el refugio, que se derrumbó aplastando a sus compañeros. Aquella aparente acción suicida le salvó la vida.

Otro tipo de precogniciones se produce durante el sueño, y son las más frecuentes. Premoniciones de este tipo afirman haber tenido, por ejemplo, la cantante Ángela Carrasco y las actrices Lola Forner y Fedra Llorente. A este tipo se le denomina Precognición imaginaria, también llamada «no realista», que reviste la forma de una fantasía cargada de un simbolismo que la aproxima a la actividad o­nírica.

 

 

siguiente

 

TAROT
 
GAVINETE
 
tarot y videncia
 
tarot
 
horoscopo
Aviso Legal | Politica de privacidad | Condiciones de Uso Web

Precio-806: Máximo desde . Fijo: 1,21 y desde movil Movil 1,57 Euros el minuto IVA incl. Mayores de 18 años
951 98 72 45 -: En este número fijo, puede hacer su consulta mediante Tarjeta, Mastercard y Visa.